El Bayardo: Ignacio Agramonte

Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba en Camagüey

 

diciembre 2019
L M X J V S D
« nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

  • Por José Gilberto Valdés

    El 18 de mayo de 1895 formaba parte de esas jornadas trascendentales de José Martí en tierra cubana para el reinicio de la lucha contra el colonialismo español, tras el tortuoso camino  en la reorganización de los viejos combatientes en las gestas independentistas en “La guerra de los diez años (1868 – 1878)” y el levantamiento armado conocido como “La Guerra Chiquita (1879 -1880)” con los pinos nuevos ansiosos por la continuidad de la revolución.

    A pesar del lastre que significaba en el ámbito nacional el Partido Autonomista y su avenencia con la colonia, los cubanos comenzaron a incorporarse a la insurrección en los montes y montañas el 24 de febrero de ese año. Martí, con satisfacción personal y el interés de sentirse útil, había desembarcado en la costa del oriente de la Isla el 11 de abril, procedente de República Dominicana tras la aprobación en marzo, junto a Máximo Gómez, dominicano y destacado jefe militar mambí, del programa de acción política y militar “Manifiesto a Cuba del Partido Revolucionario”.

    En aquel día de mayo, entre  árboles y matorrales de una finca ganadera en  Dos Ríos, José Martí escribía una carta a su amigo mexicano Manuel Mercado, la cual quedó inconclusa por la llegada del general Bartolomé Masó y un grupo  de combatientes. En momentos se trasforma el campamento en un hervidero de patriotismo

    Para muchos esa carta es interpretada como un legado histórico del delegado del Partido Revolucionario Cubano –constituido en 1892– al reflejar el pensamiento político para lograr el alcance de los objetivos propuestos con la guerra por la independencia.

    «…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber-puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo- de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América.»

    Así afirmaba Martí quien era un hombre de acción aunque en modo alguno un guerrero. Read the rest of this entry »

    Comentarios desactivados