El Bayardo: Ignacio Agramonte

Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba en Camagüey

 

julio 2014
L M X J V S D
« jun   ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Archivos

  • Investigaciones sobre la dinámica de los movimientos sociales en el mundo para neutralizarlos y erradicarlos con el fin de garantizar la hegemonía de Washington, confirman la prioridad del gobierno estadounidense para desarrollar actividades de manipulación masiva.

    A fines de junio, medios de prensa revelaron el escandaloso experimento desarrollado en secreto por Facebook, mediante el cual manipularon las emociones de unos 700 mil usuarios de la red social para conocer cómo respondían ante noticias positivas y negativas.

    El ensayo, de dudosa aceptación social, manipuló el algoritmo de selección de las noticias para observar si existe un “contagio emocional” entre las personas.

    La encuesta provocó indignación en medios sociales y suscitó análisis en diarios como The New York Times y The Atlantic, sobre las implicaciones éticas de manipular los comentarios de los usuarios sin su consentimiento.

    Días después, el portal digital SCGNews alertó que la investigación de Facebook pudo haber contado con la colaboración del departamento de Defensa, que financia el denominado Proyecto Minerva, iniciativa en la cual colaboran varias universidades estadounidenses.

    Al igual que la polémica Agencia de Seguridad Nacional (NSA), envuelta en un escándalo de espionaje en el nivel global, el proyecto considera al mundo como un “territorio enemigo” que resulta necesario neutralizar, destacó el sitio web blackagendareport.com.

    Mediante Minerva se busca financiar investigaciones universitarias con el objetivo de entender mejor la dinámica social, cultural y política en diferentes regiones mundiales de interés estratégico.

    A partir de las pesquisas, las autoridades militares norteamericanas pretenden estudiar desde 2008 cómo las personas se involucran en movimientos contrahegemónicos para derrocar el orden establecido a través de actos de desobediencia civil.

    En este sentido, enmarcan las investigaciones dentro de los llamados “estudios sobre terrorismo”, donde los seres humanos que participan en movimientos sociales son considerados como “contagiados” por vectores que propagan una enfermedad, señaló la fuente.

    Para el Pentágono, quienes se oponen a la política militar estadounidense en el mundo, al sistema de justicia represivo y racista o a la concentración de la riqueza en el uno por ciento de la población, como denuncia el movimiento de activistas Occupy Wall Street, resultan enemigos susceptibles de ser reducidos, subrayó.

    A través del Proyecto Minerva, el departamento de Defensa pagó a investigadores de la Universidad Cornell, en Nueva York, para saber cuándo los movimientos sociales alcanzan una masa crítica cuya indignación expresada en Internet marque un punto de inflexión que derive hacia revueltas callejeras y amenacen los poderes fácticos.

    La Universidad de Washington, por su parte, analiza movimientos a gran escala que involucren a más de mil participantes en unos 58 países, a fin de entender cómo estas personas mantienen sus movimientos en marcha, detalló la publicación digital.

    Argumentó que el gobierno estadounidense husmea las comunicaciones telefónicas y por Internet a escala global, mientras que estudia los patrones de conglomerados humanos para atacar los posibles vectores de resistencia, que han de ser identificados y erradicados para prevenir “contagios” similares en otras sociedades y en el nivel interno.

    El experimento fue desarrollado por el profesor Jeffrey Hancock, de la Universidad de Cornell, quien, según los datos que aparecen en el sitio web de Iniciativa Minerva, recibió en 2009 recursos del Departamento de Defensa para la investigación titulada Modelar el discurso y la dinámica social en los regímenes autoritarios.

    De igual forma, el mando militar norteamericano asesora el proyecto conocido como Darpa, que registra y analiza las actividades de los usuarios de Twitter, Facebook, Pinterest, Kickstarter y otras redes sociales a fin de controlar las emociones mediante la manipulación de noticias.

    De acuerdo con revelaciones del sitio digital WashingtonsBlog.com, el Pentágono financia varios exámenes que van más allá de limitarse a monitorear lo que los usuarios expresan en sus cuentas, sino que examina cómo respondieron ante determinados hechos.

    La publicación refiere que en 2011 inició el programa de Comunicación Estratégica en Medios de Comunicación Social, considerado un intento avanzado de los militares estadounidense para mejorar el diagnóstico primario y la realización de campañas de propaganda en los medios.

    Precisamente Darpa pretende desarrollar herramientas de apoyo a los esfuerzos de agencias publicitarias y el gobierno para contrarrestar mensajes contrarios a los intereses de Washington, con información que parezca creíble y objetiva, explicó la fuente.

    Investigadores relacionados con el estudio comentaron que cada persona en las redes se revela como un potencial factor de influencia capaz de difundir información, por lo cual “nuestro trabajo tiene como objetivo identificar y comprometer a las personas adecuadas en el momento preciso para ayudar a propagar la información acorde a nuestro interés cuando sea preciso”.

    Según la publicación digital, el Pentágono usa desde hace al menos seis años programas de inteligencia artificial para tratar de predecir cómo reaccionará la gente a la propaganda, y estrategias para desacreditar ante la opinión pública a activistas, líderes políticos y periodistas que cuestionan con demasiada agudeza las acciones del gobierno.

    Este episodio se suma a escándalos anteriores como la participación de Facebook en el programa de espionaje masiva de la NSA, revelado en junio de 2013 por el extécnico Edward Snowden, ahora refugiado en Rusia.

    Snowden ventiló cientos de miles de documentos que patentizaron cómo Washington escrutaba las comunicaciones telefónicas y por Internet de ciudadanos y líderes de todo el orbe, incluidos sus principales aliados.

    A ello se suma el financiamiento por parte del gobierno estadounidense de un Twitter alternativo (Proyecto Zunzuneo) con el objetivo de enviar mensajes subversivos a jóvenes a fin de derrocar el sistema político cubano.

    La agencia Associated Press (AP) ventiló semanas atrás más de mil documentos que confirman la creación en 2010 de la red de comunicación promovida por la Agencia de Estados Unidos para la Asistencia Internacional (Usaid), cuyo propósito era hacerse popular entre los jóvenes cubanos y luego “empujarlos hacia la disidencia”.

    AP aseguró que los usuarios nunca supieron que el proyecto de la Usaid, implementado mediante empresas fachada constituidas en secreto y financiadas desde bancos extranjeros, estaba vinculado al Departamento de Estado, ni que los contratistas estadounidenses reunían sus datos personales con propósitos políticos.

    No obstante, el plan oculto del gobierno estadounidense para crear un Twitter cubano resulta apenas la punta del iceberg de un amplio plan subversivo utilizando las nuevas tecnologías.

    Medios de prensa cubanos comentaron que se trata de un esquema desestabilizador ya ensayado en países como Siria, Ucrania y Venezuela, donde los organismos de inteligencia estadounidenses se valen de las más sofisticadas tecnologías para influir en la población, principalmente los más jóvenes y cercanos a estas herramientas.

    Con este propósito, remarcan, despliegan distintas maniobras que incluyen utilizar empresas fantasmas en terceros países, lavado de dinero y contratación de mercenarios tecnológicos disfrazados de empresarios, tanto fuera como dentro de esos países.

    También despliegan operaciones que violan las leyes estadounidenses y las normas internacionales de telecomunicaciones, y utilizan para sus planes fondos clandestinos sin siquiera informar al Congreso norteamericano, añaden.

    Autoridades de la isla caribeña advirtieron que tras el fracaso de Zunzuneo, la Oficina de Transmisiones a Cuba (OCB) y el llamado servicio Martinoticias, creado por Radio y TV Martí, crearon también con fondos secretos, una red denominada Piramideo.

    El nuevo proyecto facilitó a los usuarios la articulación de una red de “amigos”, y ofreció la posibilidad de que una persona enviara a los miembros de su “pirámide” un SMS masivo por el valor de un solo mensaje.

    La estrategia buscaba además crear una especie de canal de comunicación entre grupúsculos contrarrevolucionarios.

    En estos momentos está en marcha otro programa llamado Conmotion, que arrancó en 2012 y deberá concluir en 2015, destinado a fomentar el montaje de redes inalámbricas clandestinas en Cuba, para lo cual se emplean 4,3 millones de dólares.

    *Periodista de la Redacción Norteamérica de Prensa Latina.

    Por.   Luis Brizuela Brínguez*

    Comentarios desactivados
  •  

    Texto y foto. Luis Naranjo

    La Casa de la UPEC de Camagüey fue sede de la entrega de los premios “Pisto Manchego” por la obra del año, done se reconocieron a los trabajadores de la prensa más destacados de los distintos medios, durante esa etapa.

    El jurado que estuvo presidio por el periodista Pedro Paneque, estuvo integrado también por los colegas Olga Lilia Vilató, Carmen Luisa Loredo, Orlando Durán y Luis Naranjo.

    Los premios recayeron en la categoría de prensa escrita en Enrique Atiénzar del periódico Adelante, en periodismo digital Esther Borges y Reybi Bilbao, de Radio Cadena Agramonte, en Televisión se alzó con el lauro Aymée Amargós, mientras que en radio el honor correspondió a Rosa María Moros.

    Read the rest of this entry »

    Comentarios desactivados
  • Yuldys Márquez Díaz
    Fotos: internet

    Diversas opciones recreativas llegan en este verano, a las delegaciones de base de la Unión de Periodistas de Cuba en Camagüey. El plan vacacional este año está relacionado fundamentalmente con visitas a áreas de reserva ecológica y a la playa Santa Lucía. Los periodistas pueden asistir con sus familiares a estos centros recreativos. Las ofertas están vinculadas a la Empresa de Flora y Fauna, Campismo Popular, instalaciones del gobierno y del partido.

    Por ejemplo en la Villa Santa María del balneario Santa Lucía, cada semana un periodista tiene la reservación de un apartamento, que tiene entre otras comodidades, aire acondicionado, la comida en un restaurante y la asignación de bebidas y helado. Allí el miembro de la UPEC puede asistir con cinco integrantes de su familia y pasar una seEn el área protegida Limones Tuabaquey, la diversidad de flora y fauna, atrae a los visitantes. Una guagua cada fin de semana, da la oportunidad de estar más cerca de la naturaleza y conocer algunas especies autóctonas del lugar. También hay paseos por cuevas y una escalada a uno de los puntos geográficos más altos de Camagüey.

    Otra opción de la Empresa de Flora y Fauna es la vista a La Cocodrilera. Un área donde los periodistas pueden conocer cómo se logra el desarrollo de cocodrilos en cautiverio. El sitio también tiene la opción de paseos en botes, baños en el río, visita a cuevas y un acercamiento a laPor decisión gubernamental también está la posibilidad de pasar días en la Escuela del Partido “Cándido González” y en la playa Santa Lucía; además de las reservaciones a los campismo de la provincia.  La sede de la Casa de la Prensa, por su parte, seguirá dando sus actividades semanales y la atención a periodistas jubilados o con problemas familiares.

    Read the rest of this entry »

    Comentarios desactivados
  • Tras la colocación de ofrendas florales ante el busto del patriota y periodista Juan Gualberto Gómez en los jardines de la Upec, en ocasión del 160 aniversario de su natalicio, se realizó la ceremonia de entrega de premios del concurso periodístico 26 de Julio, en solemne acto que estuvo presidido por Antonio Moltó.

    Resultaron premiados: en Prensa Escrita, Michel Contreras (Cubadebate), Mayra García Cardentey (Guerrillero), Yudith Madrazo y Alexis Pire (Cinco de Septiembre), Agustín Anido (Vanguardia) y Katia Siberia (Periódico Granma); en Televisión, Mayra Hernández (TV Yumurí), Yosvany Albelo (TV YumUrí), Talia González y Boris Fuentes (Cubadice, NTV Nacional), Marel González (TeleCristal), Sahili Sosa (Televisión Avileña) y Arnolvis Cuscó (TeleTurquino).

    En Radio, Abel Falcón (CMHW), Carlos Luis Molina (Radio Mayabeque), Minoska Cadalso (Radio Rebelde) y Andy Duardo (Radio Mayabeque; en Fotografía, Yaimi Ravelo  (Periódico Granma), Agustín Borrego (Trabajadores), René Pérez Massola (Trabajadores), y el premio especial de Fotografía Fernando Chenard lo recibió el periódico Trabajadores.

    En Periodismo Digital el premio lo recibió un equipo de Juventud Rebelde por su trabajos “15 años de injusticia” sobre el Caso de los Cinco.

    Los premios de la Editorial de la Mujer los recibieron Daicar Saladrigas (Adelante), Dalia Reyes (CMHW) y Yamila Napoles y Cristina Escobar, del Canal Educativo 2.

    Tubal Páez, presidente de honor de la organización, Moltó, Aixa Hevia y Bárbara Doval entregaron los premios de Prensa Escrita, Radio y Televisión, Fotografía y Periodismo Digital, respectivamente, en tanto correspondió a Gladys Egües, premio nacional de Periodismo José Martí, la entrega del Premio especial de la Editorial de la Mujer.

    También en la presidencia estuvieron directores de medios de prensa, entre ellos José Fernández, de Bohemia, Guillermo Pavón, vicepresidente del ICRT, y Alberto Núñez, de Trabajadores.

    Al pronunciar las palabras de resumen de la ceremonia, el presidente de la Upec, Antonio Moltó, llamó a acompañar el proceso de transformación que tiene lugar en nuestro país con una mirada creativa desde los medios de comunicación. “Necesitamos que nuestro periodismo confirme que solo con la participación de todos vamos a lograr que nuestra sociedad avance”.

    Tenemos que reconocer que no todo está bien, sin desconocer la obra social que ha hecho la Revolución. Tenemos que acompañar los acontecimientos que tienen lugar en nuestro país con una mirada creativa, y al respecto señaló que los concursos periodísticos de la Upec deben intencionarse más desde sus convocatorias para que reflejen los procesos de cambios.

    Llamó igualmente a hacer un periodismo por Cuba, por el futuro, por el bien de todos y, especial, por todos aquellos que rodilla en tierra luchan por hacer avanzar nuestro proyecto revolucionario.

    William Vivanco, cantautor, interpretó varios números, de sabor bien cubano, durante la ceremonia de entrega de premios.

    HOMENAJE A JUAN GUALBERTO

    Ismary Barcia, presidenta del Jurado del Concurso 26 de Julio, junto a otros valiosos compañeros, colocó la ofrenda floral de la Upec ante el busto de Juan Gualberto Gómez. También se situó una ofrenda de la Comisión Aponte, de la Uneac, lo que hizo su representante René Hernández.

    Y en ese lugar, uno de los premiados, Abel Falcón, miembro del Comité Nacional de la Upec, y periodista de CMHW, pronunció unas breves palabras en recordación del patriota, periodista y amigo de José Martí. Falcón expreso:

    “Desobediencia y rebeldía con brújula, compromiso, cubanía… Es lo que inspira 160 años después de su nacimiento Juan Gualberto Gómez, un periodista de fe, que no debe pasar inadvertido, no solo por lo que significó su obra periodística, sino por lo que aún significa.

    “Cuentan que como buen polemista nunca hizo concesiones, solía debatirse entre el ataque incisivo y demoledor y el sarcasmo hiriente y mordaz, siempre, eso si, a través de un lenguaje claro, la audacia en la idea, el vigor en el estilo y la cortesía para con el adversario.

    “Juan Gualberto trasciende y se convierte en referencia obligada en nuestro tiempo, porque nos convida a rebelarnos contra la falsa retórica, la pereza y el discurso frío, chato y pálido que tantos vacíos crea y nos crea, nos invita a sentir la necesidad del desafío y tocar fondo, a movilizar el pensamiento de los cubanos desde la contradicción, la complejidad y la problematización de nuestras realidades. En fin, Juan Gualberto nos alienta desde su más profunda vocación humanista y martiana, a que asumamos el periodismo como un sacerdocio, pues esa es, en definitiva, la única manera que puede ejercerse ésta, la mejor profesión del mundo”.

    Por. Juan Marrero


     

    Comentarios desactivados