El Bayardo: Ignacio Agramonte

Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba en Camagüey

May 2014
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
  • Si no te siento, Madre, más allá de ese espacio carnal, físico, espiritual o imaginariamente real donde te encuentras, entonces no lo dudes: este no soy yo.
    Si no siento que en el fondo soy también Antonio, Fernando, René, Gerardo, Ramón… entonces tienes —Mirtha, Magaly, Irma, Carmen, Nereida— dos alternativas: pensar que estoy dormido en pesadilla o que he dejado de ser, de pensar y de sentir como son, piensan y sienten miles y millones de cubanos que hoy quisieran poner en ti el beso aparentemente ausente, supuestamente encadenado allá, al sur de los barrotes carcelarios, donde los labios y los brazos piden mejillas y cuerpos enteros que besar y comprimir, hasta la frontera donde se confunden, sin perjuicio alguno, añoranza, placer, pasión y “dolor”.
    Dejaría de ser yo, si este domingo 11 de mayo no veo tu semblante inconfundible en esa flor que añoro regalarte, a cambio quizás de una simple pero divina sonrisa, o de esa lágrima tuya, menos amarga que otras derramadas a lo largo de estos “siglos” de angustia, mientras esperas justicia y libertad para la inocencia de la semilla que un día le diste —¡Y con qué vitalidad!— a Cuba.

    No sería, en fin, yo: niña, niño, joven, hombre, mujer, longevo, cubano, pueblo… si no escribo, plasmo y te hago llegar en este pequeño espacio lo que desde el brutal e inmerecido cautiverio está latiendo justamente ahora —por ti— dentro de ese hijo maravilloso, insuperable, digno y fiel a prueba de todos los rigores, de todas las injusticias y de todas las penurias, incluida la severidad de este tiempo que no ha podido arrugar cinco sonrisas en labios, el beso en franco vuelo multiplicado por millones, ni la ternura de esas mejillas tuyas que hoy son –mucho más— de Cuba entera.

    Por. Pastor Batista Valdés

    Comments Off on Madres de Cuba entera